Signo Áries

Signo AriesEl signo del zodiaco Aries es el primero, y agrupa a las personas nacidas entre el 21 de marzo y el 19 de abril. Su símbolo es el carnero, y la característica principal es la energía y el empeño que ponen en sus múltiples proyectos, a lo largo de su vida.

Características de Aries

Lo más común en la personalidad de un aries es la energía y la iniciativa en cada una de las tareas que emprende. Es ese tipo de personas que los demás vemos siempre como un pionero. Es el compañero que pregunta sin miedo al profesor, pero también es el primero en hacer una gracia o una gamberrada. Ese carácter innato, que invita tanto a compartir con los demás, hace que sean auténticos líderes.

Suelen ser personas enérgicas y de decisión fácil, pero no por comodidad, sino porque aman la vida, y para ellos es una lucha constante a la que no temen enfrentarse. Son poco dados a obedecer las normas establecidas, se rigen más bien por un código ético sencillo y práctico. Un aries no va a anteponer una norma social a una persona. Además, son muy dados a ayudar al prójimo, y no solo en principio, ya que muchas veces necesitan caer muchas veces, y llevarse más de una desilusión, para que se den cuenta de que una amistad, por ejemplo, no les conviene.

No son personas que se queden ancladas al pasado, y eso es bueno, o al menos hasta un punto. Normalmente pasan página en cualquier problema grave que puedan tener, y es por el afan de comenzar de nuevo otra lucha distinta, que les lleve a un nuevo objetivo. Más que escapar de la tristeza, crean una nueva meta en su vida ante un fracaso. Optimistas por naturaleza y a la vez luchadores. Son muy directos y poco dados a las mentiras, que tampoco esperan de los demás, y eso es lo que hace que habitualmente sean demasiado confiados. Como se suele decir, “un alma cándida”. Es ese tipo de persona a la que no le cuesta trabajo defender al débil, aunque sea en su propio perjuicio, hasta el punto de sacrificarse a sí mismo para que impere una justicia básica.

Siempre entusiasta, dispuesto a dar todo en cualquier momento. No necesita una gran preparación para tomar una iniciativa. No es una persona complicada, más bien le gusta llevar su idealismo a la práctica cada vez que tiene ocasión. Aunque no tenga una estrategia muy bien definida, lo que sí tiene es la fuerza necesaria para lleva a cabo cualquier proyecto. Esto puede ser un problema a largo plazo, y es que Aries ve primero lo bueno y luego lo malo, y es algo que no puede remediar, por eso tiene que caer cien veces para darse cuenta de cosas evidentes. Un Aries no ve venir la maldad, pero cuando le llega sufre como todos. Muchas veces se dice que Aries no tiene memoria, pero más bien es que le puede la honradez, y no espera que nadie le haga daño porque sí. Una persona que tiene sus puntos de vulnerabilidad, pero que no estará nunca desvalido, precisamente por la gran fe que tiene en sí mismo.

Aparte de no ser la persona con más tacto, también tiene demasiado ímpetu, y es poco prudente. Aries dice las cosas a la cara pero sin ninguna maldad, ya que no premedita las consecuencias, lo dice porque lo piensa, y está seguro de lo que cree. Es decir, que no hay segundas intenciones, es una actitud ante el resto del mundo y lo que refleja es, simplemente, inocencia, basada en el profundo convencimiento de que todos somos iguales. No es la persona más sutil, pero su franqueza suele ser bien recibida. Los amigos de Aries lo saben bien, es un gran compañero que te dice la verdad y te consuela poco, pero a la vez te anima y te ayuda siempre que lo necesitas. Esta es una de las cualidades de Aries, que como comenté anteriormente se exceden en la generosidad.

Luchadores natos que a la vez saben ser humildes. No verás a un Aries presumido, mostrando su poder adquisitivo. Verás a una persona que puede presumir si quiere, pero que no le da mayor importancia a las cosas materiales, o al menos, en ese sentido de acumular. Son más bien humildes. En el caso de ver un Aries presumiendo, siempre será por el mismo motivo, el trabajo y las empresas, los proyectos, todo aquello que suponga un reto, algo dificil de conseguir.

Aries irascible? Pues sí, a veces sí. Puede pasar del calor al frío en un instante. Tan pronto está conversando normal como, de repente, se encoleriza por un detalle sin importancia. Que no sean personas presuntuosas no significa que no tengan su ego. En algunos casos se pueden enfadar y la verdad, es mejor no estar delante. Pero también es cierto que se les pasa en seguida. No guardan una herida del pasado, son capaces de perdonar y olvidar. Además, les cuesta mentir por su autenticidad, y es lógico que de vez en cuando metan la pata, y no suelen soportar bien quedar en ridículo, incluso aunque sea culpa suya.

La reflexión tampoco es su fuerte. No todo va a ser bueno para Aries. Son más dados a la acción. No es que no piensen las cosas, pero es un signo de fuego y siempre tiene premura por terminar, pero más que nada para empezar de nuevo una cosa diferente y mejor. Poco preocupados por el futuro. Es un signo que vive el día a día, y no es que nunca hagan planes a largo plazo, es que no les preocupa demasiado porque saben adaptarse a las circunstancias. Les gusta cambiar y evolucionar, aprender de la vida y obtener los mejores frutos.

El hecho de que tengan las ideas claras no significa que no se equivoquen. Lo que Aries quiere, sobre todo, es pasar a la acción. Aries no es un general sentado en un despacho, es más bien un coronel al frente de las tropas. Y será el primero en dar el paso hacia la batalla. Lucha por un ideal con fuerza y fe, y siempre que tenga una convicción, aguantará cualquier oposición. Puede que su fuerte no sea la organización, y puede que su método no sea el más ortodoxo, pero son capaces de sacar adelante los proyectos más titánicos. Y quizá lo mejor de todo -aunque a veces es mucho más doloroso para ellos de lo que parece-, es que no aceptan una derrota. Lucharán hasta el final cueste lo que cueste, en cualquier aspecto de la vida, incluído el amor.

Obtienen poco agradecimiento por sus esfuerzos, especialmente en lo personal, y es debido a su forma tan directa de actuar. Lo que no se suele ver, o muchas veces no se quiere, es el compromiso y el sufrimiento que puede provocar en un Aries la participación en los problemas de los demás. Ocurre que pasan inadvertidos por su forma de ser, jovial, participativa y alegre, y porque parece que siempre recuperan muy rápido los golpes, pero lo que nadie cuenta es que antes de llegar al límite han luchado hasta la extenuación y tampoco lo parecía. Un Aries se puede agotar, por ejemplo, en una relación sentimental. Lo dará todo, no tiene cielo ni fin, pero eso sí, si un día ocurre que no hay remedio, ese día cerrará todas las puertas y pasará a otra cosa. Los demás lo verán como una persona con poca sensibilidad, pero normalmente no se quiere ver el proceso previo a la ruptura final, y como pasa muchas veces, lo que se cuenta después de un gran problema es lo más insignificante.

A medida que avanza en la vida se vuelve más calmado. En el fondo es una persona familiar que quiere abarcarlo todo. Ese carácter tan de “tirar hacia adelante como sea” se mantiene, pero la experiencia también vale de algo y aprende a ser algo más selectivo con todas las cosas que quiere y que hace.

Aries el es pionero, el que abre los nuevos caminos (que otros no se atreven). Es el que da el primer paso, con una fe eterna y a veces, porqué no decirlo, ingenua, en busca de un imposible. Sin Aries no habría grandes empresas ni grandes avances. Es Aries el que renueva lo viejo, y arrastra a todos los demás hacia un nuevo camino donde hay un horizonte muy ámplio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.