Signo Géminis

Signo GeminisEl signo de los gemelos, que agrupa a las personas nacidas entre el 22 de mayo y el 21 de junio. Es bien sabido que se mueven siempre entre dos polos, que a veces son opuestos. Pero lo que no es tan conocido es el mundo interior que habita en ellos.

Características de Géminis

Lo quiere todo, y a veces al mismo tiempo. No se conforma con las migajas de la vida, y combinando las emociones y la lógica vive muchos momentos de la vida como si fueran únicos. Es el signo del zodíaco que devora la vida, con una gran pasión, pero al tiempo, con mesura, para no desperdiciar el tiempo en luchas vanales que suponen el desperdicio de la propia vida, como le ocurre a tanta gente cuando ya son mayores, que se dan cuenta de haber invertido mal el tiempo, en cosas que al enfrentar la muerte, se ven absolutamente inútiles.

Géminis es un todo o nada en un instante. Puede decir un sí rotundo, pero si se da cuenta de que va a perder, de que no le gusta lo que va a ocurrir, o simplemente que se ha equivocado, es perfectamente capaz de decir que no al poco tiempo. Carece de arrogancia, no es de ese tipo de personas con un ego gigante. Puede tener orgullo, como todos, pero también es un signo sensato, capaz de remediar un mal con las palabras antes de pasar a cualquier acción. Esa falsa sensación de ser una persona con dudas constantes es bastante equivocada. El carácter cambiante es real, pero provocado por la evolución. Un géminis aprende constantemente de las pequeñas cosas, y casi nunca cae en uno de los mayores errores que la mayoría cometen, y es dejarse influenciar demasiado por las apariencias.

Claro está que no es de ideas fijas. No es una persona machacona. No intentará forzar a nadie, ni le podrá la obstinación. Está muy alejado de posturas violentas. Un géminis está acostumbrado a lidiar consigo mismo, a pelear contra su propia voluntad, que no es tan fácil de doblegar como parece. Lo que ocurre es que las apariencias engañan. Puede parecer dubitativo, pero toca uno de sus principios básicos, y ya verás como sí que es inmutable, tanto como una montaña.

Un mito, en éste caso verdadero, es la rapidez de ideas que caracteriza a un Géminis. Normalmente no les cuesta mucho trabajo pasar a la acción. Resulta extraño en un géminis que sea solamente un mero espectador de su entorno. Es huidizo, pero siempre en busca de un conocimiento nuevo. No se detiene. finge que algo le gusta por aburrimiento, para sacar el mejor provecho de sus contertulios, pero lo que más desea es la acción: una nueva dosis de adrenalina en su vida que estimule su creciente ánsia de saber. No se asustará por lo nuevo, más bien lo contrario. Hay muchas personas que afirman que es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer, pero no es el caso de Géminis. Prefieren el riesgo y desde luego buscan siempre lo bueno en cualquier circustancia.

En el amor sí que es cierto que pueden deparar sorpresas. Si normalmente ya actúan con un criterio propio bastante alejado de cualquier convencionalismo, en el amor es más o menos lo mismo. Se acusa a todo el signo Géminis de ser infieles, pero no es algo tan frecuente. Una cosa es que puedan variar su rumbo con facilidad dependiendo de cómo sople el viento, y otra cosa es que no sepan a dónde quieren dirigirse. Algo caóticos en los comienzos de una relación, pero más que nada por inocencia, porque no esperan que nadie se aproveche de ellos y pueden mostrar su verdadera personalidad sin ningún tipo de tapujos. Es fácil engañar a un géminis en ocasiones, hay que reconocerlo, pero también hay que tener en cuenta que su calidez de espíritu se puede apagar también muy fácilmente con las mentiras y el desengaño. Géminis puede tener en su mente cómo quiere que sea su amor ideal, pero lo más normal es que adquiera una experiencia real a muy temprana edad, y sepa, sobre todo, lo que no quiere.

La versatilidad es una de las características principales del signo. Se pueden encontrar géminis en cualquier tipo de trabajo, aunque son más abundantes en trabajos que no requieran de una disciplina ferrea. Un géminis puede ser un buen capitan, o un gran coronel, pero es dificil que sea un buen sargento. Capacitados para el mando, pero no del todo amigos de las obediencias ciegas. Les gusta saber el porqué de las cosas, y el objetivo final que se debe cumplir. Luchar en vano no es el estilo de Geminis, porque pueden ser algo idealistas, pero también saben estar con los pies en la tierra, especialmente en el largo plazo.

La dualidad de Géminis es, realmente, la gran virtud de poder diferenciar lo bueno de o malo, y también la versatilidad para hacer muchas cosas distintas a la vez. Puede que les cueste la organización, pero si consiguen tener un buen plan son capaces de aprovechar el tiempo como nadie, y sacar adelante muchos y difíciles proyectos. La rutina no es su fuerte, y son más bien dados a los cambios, siempre ansiados por su vertiginosa mente. La locualidad de géminis es legendaria, son capaces de convencer a cualqueira, pero también es cierto que están desinteresados de la mayoría de las cosas. Para un géminis puede ser tan importante un libro como la riqueza, todo depende del momento en que esté viviendo y de las ganas de emprender un nuevo proyecto.

Géminis es, en definitiva, una mezcla de inteligencia y de encanto, y lo único que siempre necesitan es tiempo. Por poner un ejemplo entendible, son una mezcla de doctor House y mimosín. Todos preferimos al segundo, amables, educados, cercanos, pero a veces la inocencia y la bondad que les caracteriza les juegan malas pasadas, y pueden convertirse en personas más ariscas, aunque normalmente se les pasa rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.