Signo Libra

Signo LibraInigualables a nivel humano. Un signo, el de los nacidos entre el 24 de septiembre y el 23 de octubre, que siempre se cuestiona cualquier principio, y busca, incansablemente, una verdad común para todos.

Características de Libra

Muy amables y cordiales, saben socializar con cualquiera. Es el signo de la concordia, aunque muchos solo vean la parte más negativa de su carácter, por el exceso de comunicación que les caracteriza. La balanza que les representa hace alusión a dos polos opuestos de su carácter, que busca una respuesta adecuada a todos los aspectos de la vida, y especialmente, a nivel humano. Buscan un equilibrio a veces imposible, pero no dejan de intentar hallar la verdad. Es considerado un signo de dificil entendimiento, porque tiene una gran capacidad de raciocinio, y puede, perfectamente, estar seguro de un planteamiento pero evolucionar hacia otro más completo, y es algo que pueden hacer continuamente. Por eso se les ve algo extraños, y muchas veces se les juzga demasiado precipitadamente.

Busca, incesantemente, una verdad real para los problemas de la vida, y no se conforma con un apaño. Para Libra las cosas no ocurren porque sí, ni es muy creyente de coincidencias. Si se trata de un problema entre personas no tienen límite, van a buscar alternativas que mejoren una relación. Al punto que pueden llegar a una solución safisfactoria y seguir intentando encontrar una solución aún mejor. Parece una forma de ser complicada, pero es simplemente que suelen tener un punto de vista diferente. Son los psicólogos del zodiaco, queriendo siempre explicar los comportamientos humanos.

Que busquen sin cesar el equilibrio no significa que sean equilibrados. Muchas veces, esa especie de manía persecutoria, en busca de una explicación total a cualquier hecho, les causa un sufrimiento a ellos mismos, no solo a los demás. Hay que entender a libra, en el sentido de que no lo hacen con ningún tipo de maldad, es simplemente que quieren saber cómo funcionan las cosas, y además quieren compartir esa información con los demás. Libra hace muchas preguntas, se plantea muchas cosas… llega a ser inquietante y algo cansino por su lucha interna en pos de conocimiento, pero también es cierto que es el primero que comparte cualquier información que pueda descubrir, y no hace alarde de protagonismo. Para un libra, el bienestar común es sinónimo de bienestar propio.

Libra crea confusión, o al menos a las personas que más le conocen. La apreciación inicial que se hace de un libra es que es una persona encantadora, cercana, alguien que quiere compartir; amables, educados, cálidos. Entre amigos, o dentro de la familia, se ve más la parte que les desequilibra. Es, probablemente, el signo más discutidor del zodíaco -junto con Acuario-, aunque también es dificil que pierdan las formas, a no ser que sea en un entorno de gran confianza, y llevados por la pasión que tienen de entender las cosas, y de mostrar su punto de vista a los demás. Al tomar partido en una riña dialéctica, pueden llegar a situarse en una postura determinada, y llegar a convencer a sus contertulios de su postura, para a continuación, proponer el caso contrario y defenderlo a toda costa. Todo se lo puede replantear varias veces, incluso habiendo llegado a una conclusión clara antes.

La búsqueda incesante de una armonía perfecta les suele pasar factura en las relaciones sociales, y a veces les ocurre que, habiendo dado todo de sí, se han vaciado. Han dado todo su esfuerzo por el conjunto pero no ven ninguna recompensa. Ese exceso de altruísmo a veces es exagerado, y además, malinterpretado por los demás, que lo ven como lo contrario, que es el egoísmo. La ingente cantidad de tiempo que puede emplear un libra en la resolución de un problema les hace, sin proponérselo, alejarse del resto de las personas del grupo, que buscarán, seguramente, una solución más rápida y fácil.

Es un signo que no es de tendencia plana en los gustos y aficiones. Es normal que a lo largo de su vida se interesen por cosas muy dispares, alternando rachas de tremenda productividad con otras en las que predomina una calma necesaria, después de tanto esfuerzo. Los momentos entre ambos periodos suelen ser de una gran indecisión. Quieren hacer mil cosas, pero el tiempo es limitado y, lógicamente, no pueden con todo. Decidir una actividad puede llevarles un tiempo, y así como están seguros de sí mismos en la mayoría de las cosas, se vuelven dubitativos cuando se trata de decidir el futuro a medio plazo. Es esa persona que le da por aprender solfeo a los 40, o estudiar una segunda carrera en la edad adulta. Seguramente, lo único que buscan es descansar un poco del hábito de pensar tanto las cosas. En este sentido se parecen un poco a virgo, porque no les vale cualquier cosa, y de hecho, aunque lleguen a conseguir lo que quieren, tendrá que ser de la mejor manera posible. Nunca llegan a la cima, porque cuando están a punto de llegar, ya se imponen una meta mayor.

La preocupación de Libra por la familia es a veces excesiva, y en el entorno familiar se les puede considerar algo pesados, pero también es cierto que todos los echan en falta cuando no están. Hay casos de personas libra que son más desarraigados, pero son muy pocos. Normalmente aglutinan al resto de la familia. Les gusta el entorno hogareño, pero al tiempo quieren libertad para dedicar tiempo a crear algo. Esta es, quizá, la gran constante de su vida: la creación. Sea lo que sea, libra luchará por hacer algo nuevo, distinto, sin importar lo que cueste o el esfuerzo, pero con el objetivo claro de no parar, de continuar creciendo en la vida. Son personas cuya formación no termina nunca. Nunca verás a un libra enorgullecerse de haber conseguido lo que quiere en la vida, porque siempre querrá más, y en especial, todo lo que tiene que ver con hacer algo útil, de valor, que les siga proporcionando el maná que necesitan para crecer como personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.