Signo Piscis

Signo PiscisEl último de todos los signos del zodíaco, y el que aglutina toda la experiencia y sabiduría. Los nacidos ente el 20 de febrero y el 20 de marzo pertenecen a Piscis, el signo cambiante, el viejo y sabio abuelo del zodíaco.

Características de Piscis

La característica común es la positividad, por encima de otras muchas cualidades que pueda tener. Es tan variable que no se puede resumir fácilmente, porque muchas veces parece un géminis con doble personalidad, otras veces se parece mucho al terco tauro, y otras tantas al infatigable áries. Pocas veces se parecerá a los signos de más fuerte carácter, pero sí puede adoptar su forma en un determinado momento. Piscis aprivecha y saca ventaja cuando puede de unas características que no son innatas, pero que le pueden beneficiar. Es el más cambiante de todos los signos, y a veces es realmente dificil averiguar su signo, si acaso por el hecho de tener un poco de todos.

Más bien idealistas, luchadores de causas perdidas. De sólidos principios, aunque con la capacidad de evolucionar y no quedar estancados en posturas viejas. Dan la sensación de ociosidad, pero incluso trabajando en entornos verdaderamente duros. Tienen la capacidad extraordinaria de aceptar las tareas que menos gustan, como por ejemplo las rutinarias, con la misma pasión que si fuera una aventura. Con Piscis nunca se sabe. Se pueden apasionar por muchas cosas, y muchas veces son por cosas realmente muy pequeñas. Quizá tan solo por el hecho de saber que pueden hacer un trabajo creativo, o simplemente por tener un entorno agradable y tranquilo en el trabajo.

La paz es una de las cosas que tambien les caracteriza. No es un signo dado a discusiones, o al meno sen el sentido de pelea. Más bien huyen de la pelea, y es mucho mejor, porque si se enfadan nunca sabes por dónde pueden salir. Piscis, a las malas, puede ser un Leo que te come, pero puede ser tambien un Virgo que prepara un plan minucioso para llevar a cabo su venganza. Mejor no averiguarlo, aunque es dificil que lleguen al extremo de enfadarse de veras. Suelen refugiarse en el humor y casi nunca pierden los modales, y saben encontrar rápidamente algún motivo para mejorar su estado de ánimo.

Puede que por ser el último de los signos sea uno de los más calmados, y desde luego Piscis huye de la competencia en general. Puede preparar un examen o una prueba, y hacerlo con éxito, pero lo que nunca hará será parecerse a Leo en el sentido del ego. Es muy dificil ver a un Piscis presumir de lo que consigue, porque la naturalidad y la humildad son también características propias.

A un Piscis, si se le da cuerda, puede ser uno de los signos más discutidores. Hasta el punto que llegan a discutir ellos solos, consigo mismos. Es porque está mutando continuamente. Es el signo final. Si áries es el comienzo y representa la vida, Piscis es la muerte, y cuando se enfrenta a la muerte de cerca, las cosas se ven de una forma muy distinta, con una perspectiva mucho mayor. Es lo que les suele ocurrir a las personas Piscis: ven el mundo contando el pasado, el presente y el futuro. Una taréa árdua que muchas veces les agota. Hay veces que parecen no estar tranquilos en ninguna situación, se les ve como anteponiéndose a problemas futuros que aún no se han presentado, y muchas veces este despliegue mental sobre los problemas les sobrepasa.

No es un signo que se cuíde especialmente, aunque debería, porque su resistencia interior es alta, son sufridores y aguantan con lo que sea, pero muchas veces esa virtud se convierte en defecto por aguantar demasiado. Piscis siempre tarda en decidir, está bastante alejado de un comportamiento impulsivo, y necesita hacer una reflexión adicional hasta en cosas realmente muy pequeñas. Es realmente molesto para los signos más inmediatos, como acuario o sagitario, pero a la vez una bendición porque frena mucho a los excesivamente audaces.

Piscis es una fuerza extraña. Puede ser el más luchador o el más pasota. Y lo peor es que muchas veces no se sabe porqué. Aun insistiendo a un Piscis sobre sus motivos para hacer o dejar de hacer una cosa, es exasperante comprobar que no hay una razón clara para sus actos, y aún así persiste en su actitud. Antes comentaba que a Piscis le cuesta decidir, y es cierto, pero también es cierto que si tras una larga reflexión toma una decisión, estará tomada sean cuales sean las consecuencias. En este caso será peor que un terco Tauro, no hay razonamiento que valga, no variará su postura. ¿Hay algo peor? Sí, una cosa más: lo peor es cuando por fin se sabe el porqué de una decisión, y se descubre que es algo tan nimio e insignificante que nadie, absolutamente nadie, lo tendría en cuenta. Excepto Piscis. No lo pueden evitar, creen firmemente en el efecto mariposa.

El compromiso es sagrado para un Piscis, pero también es dolorosamente dificil que lleguen a comprometerse. Se escaparán entre risas, como que no quiere la cosa, y huirán hacia adelante como puedan. Son realmente unos enamorados de la vida, pero les cuesta dar el paso de un compromiso firme en el amor. Si lo hacen, actúan como en el resto de su vida, tardarán en dar el paso pero lo harán con todas las consecuencias y para siempre. Son muy ilusionados, pero también desinflan ellos mismos los globos que crean. Algo fantasiosos, es cierto, pero nada más. No es muy cierto ese mito de que Piscis siempre está en las nubes, son tan soñadores como realistas, depende del tema que se trate.

La cercanía inicial de Piscis confunde a la mayoría, porque su verdadera personalidad dista bastante del carácter tan amable y cordial que muestran. Lo son, pero también son obstinados y difíciles, especialmente en lo personal. Gozan de muchos conocidos, pero realmente de pocos amigos de verdad. Una cosa es la facilidad para adaptarse a cualquier situación y otra es su verdadero yo, que conocerán los más próximos. Piscis es, en definitiva, un signo que cambia continuamente. No es raro que cambien de profesión o de residencia. Un Piscis es un ciudadano del mundo que sabe bien que está aquí de paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.